Editorial


 
Periódico PENSAR - La tapa
 
SUPLEMENTOS
 


Buscador
Archivo - Editorial
¿QUE HACEMOS CON LA POBREZA?

El próximo gobierno que asuma el 10 de Diciembre deberá, entre otras cosas, resolver el flagelo endémico de la pobreza  en nuestro país.
En años y gobiernos anteriores se ha tratado de paliar la pobreza a través de la AUH, planes sociales, moratorias jubilatorias y otras medidas complementarias.
A pesar que muchas de ellas fueron muy buenas como la AUH y las moratorias jubilatorias, lamentablemente no son suficientes.
Sin dejar de asistir a los más vulnerables y especialmente a niños y ancianos habrá que incorporar nuevas metodologías para no, solamente reducir la pobreza, sino a erradicarla definitivamente de la patria.
Cuando un gobierno se involucra e intenta combatir el hambre y la pobreza le debe explicar al asistido las herramientas empleadas y de donde provienen ellas. Si la asistencia no se acompaña con información cultural fidedigna (la batalla cultural definitiva) que haga concientizar a los perjudicados que con asistencialismo crónico no se soluciona el problema que hoy aqueja en forma brutal a millones de argentinos, no sirve.
La pobreza se erradica con historia, educación, cultura y memoria. Es el Estado a través de sus gobernantes los que deberán brindar esas posibilidades a los pobres.
Primariamente habrá que solucionar el hambre y después complementarlo con trabajo genuino y no precarizado, instrucción pública y gratuita y cultura con información precisa y verás de lo que sucede y sucedió con la pobreza históricamente que hasta ahora no supimos o no pudimos resolver.
¿Que será difícil erradicar el flagelo definitivamente? Lo sabemos, pero en algún momento hay que intentarlo.
Ya sabemos que con asistencialismo crónico y trabajo precario,no alcanza. 
Deberemos poner a prueba nuestra voluntad e inteligencia para desterrar para siempre a esta vergüenza instalada que nos duele.
Si somos el autoproclamado granero del mundo, ¿cómo podemos permitir que nuestros niños y ancianos padezcan hambre en nuestra tierra?
Con limosna y caridad no terminamos con la pobreza, con herramientas y decisión política, creemos que sí.


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto