Editorial


 
Periódico PENSAR - La tapa
 
SUPLEMENTOS


Buscador
Archivo - Editorial
¿JUSTICIA?
Esto no es justicia
En un estado democrático, uno de los poderes de la Nación es el Judicial. Hoy en nuestro país lo que sucede con la justicia es lamentable y de una parcialidad que asombra y preocupa, no solo en el ámbito judicial, sino en la sociedad toda.
Hay una intención manifiesta de acatar  «sugerencias» del poder ejecutivo. Sin duda alguna, las acciones están siempre direccionadas contra sectores opositores y muchas de éstas llevadas a cabo ilegalmente y sin sustento jurídico. Ante supuestos casos de corrupción, que nadie está en contra que se investiguen, juzguen y condenen dentro del debido proceso, vemos absortos que la vara corruptiva está dirigida siempre para el mismo lado. Mientras ex funcionarios son detenidos y expuestos mediáticamente, actuales funcionarios, procesados, imputados e investigados en casos de corrupción agravados son sobreseídos en forma rápida y vergonzosa. Tanto el amparo mediático como el judicial es bochornoso. Una verdadera justicia (sus integrantes) tiene el derecho y la responsabilidad de fallar contra todo aquel que cometa ilícitos sin tener en cuenta su orientación política y  cargo que ostenta en la actualidad y no seleccionar en forma indebida a presuntos culpables.
En casos de corrupción, ésta no tiene una sola cara, están diseminados en todos lados y en ella están inmersos los ex y los actuales funcionarios, con la salvedad que con unos son muy rápidos y con otros son muy lentos para actuar. Esto se llama parcialidad manifiesta.
El colmo de cómo el poder ejecutivo interfiere con el judicial se manifiesta diciendo que desea jueces «accesibles y obedientes», fiscales que no investiguen a los propios y cámaras que revean fallos no favorables al oficialismo. Nada de eufemismos. Presiona a un poder judicial dócil, parcial y cautivo. Jueces que quieran actuar conforme a derecho y no es del agrado, fallos mediantes, al poder judicial y ejecutivo queda en la mira y con riesgo de ser removidos o destituídos con el apoyo del poder mediático que ya sabemos qué  intereses protegen y ocultan.
Lo que hoy sucede en la Argentina es lamentable y está en la mira de organismos jurídicos internacionales y gran parte de la sociedad que ansía que haya justicia plena, independiente y al servicio de un todo y no de algunos.
Tarde o temprano la historia los juzgará. Hablando en criollo, si vamos a enrejar, que sea para todos por igual y no solo para algunos. Por si no lo saben o se hacen los distraídos, lavar dinero, fugar capitales, ocultar dinero en el exterior, contrabandear y demás actos delictivos, también son acciones merecedoras de alguna que otra reja.


Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto