Editorial


 
Periódico PENSAR - La tapa
 
SUPLEMENTOS


Buscador
Archivo - Editorial
16 AÑOS DESPUÉS
El mismo personaje

16 años atrás una funcionaria de la Alianza que gobernaba el país anunciaba públicamente sin ningún tipo de escrúpulos el recorte del 13% a  los haberes jubilatorios. Ésta y otras medidas financieras (endeudamiento, inflación, corralito y otras) produjeron una situación insostenible que colapsó en diciembre de 2001 con la renuncia del entonces presidente. Vaya casualidad, o no, la misma funcionaria hoy conduce el Ministerio de Seguridad y es la responsable de las fuerzas de seguridad nacionales. Fuerzas que, entre otras cosas, son las encargadas de reprimir a miles de argentinos que salieron a protestar por la mal llamada reforma jubilatoria que no es otra cosa que un ajuste que perjudica notoriamente a los jubilados y actuales aportantes al sistema. También sucedió en diciembre.
Es increíble pero real, que la misma funcionaria y casi la misma alianza en su conformación ideológica y monetarista volvieran a gobernar poco tiempo después (16 años) a la Argentina. (Muchos funcionarios de aquel gobierno, hoy son parte del actual).¿Cómo puede ser que la sociedad, que en gran parte fuera perjudicada por políticas implementadas por aquella Alianza, cometiera el error de confiar nuevamente en los mismos nombres que llevaron a la crisis política, económica, financiera y social sin precedente en nuestra historia, hasta ahora? Los motivos pueden ser varios, poca memoria, no pensar debidamente, desconocimiento de la historia reciente y una desinformación obscena y sesgada de los grandes medios de comunicación y sus operadores, mal llamados periodistas.
Si un gobierno, cualquiera sea su orientación política e ideológica necesita de la represión para aplicar sus políticas está equivocando el camino. La reacción popular se irá incrementando y el final de todo esto ya lo conocemos y mucho dolor y consecuencias nefastas produjo en un pasado reciente que nadie desea que se repita.
En estos tiempos, los partidos políticos y las alianzas (todos en la misma bolsa) han perdido credibilidad ante la opinión pública porque sólo sirven para triunfos electorales efímeros y sin sustento. Hoy prevalece, lo que vengo sosteniendo hace casi dos años y que denomino, las dos veredas. En una, la del neoliberalismo y todo lo que implica, Mercado, monetarismo, autoritarismo, supremacía de clase, endeudamiento explícito e implementación de medidas antipopulares a cualquier precio, control de los medios, del poder judicial y cooptación y extorsión legislativa. En la otra, todo lo contrario. Los que aún no eligieron en que vereda estar son los que decidirán próximamente los destinos de nuestra Nación.



Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto