Cultura

Ir a CulturaIr a Cultura / Mayo 2019

Archivo: Mayo 2019

Muchas gracias
Mostrar gratitud es una virtud que asemeja un acto de nobleza.
Conforma una manera de ser justos con el trato de los demás.
Es recordar a quienes han abierto senderos y/o brindado el hombro con camaradería, precisamente un mecanismo natural, casi una suerte de colofón para la actitud desinteresada del agradecimiento sincero.
Porque muchas veces sale el sol, pero no todas esas veces nos detenemos a admirar lo que ilumina.
De esta forma funciona el arte de agradecer, desde un pequeño gesto en el momento oportuno, a un favor de mayor grado.
El curso de la vida es Ser y Sostener. Ser la mirada, la autenticidad individual, el decoro, el respeto. Sostener el andamiaje de la conducta espiritual, intelectual y humana.
La clave está en la simpleza misma.
Todo equivale a peldaños en la escalera simbólica hacia el balance existencial. Y justamente eso, balance, equilibrio, es aquello que almidona el cauce normal de la existencia. Para que ni la brusquedad ocasionada por el vértigo del tiempo, la celeridad de los pensamientos, ni la tempestad de las emociones desordenen nuestro universo personal.
La gratitud es, sobre todo, algo pendiente con uno mismo, más que con aquel que nos ha dado el gesto; porque esa persona, en acto de buena intención, no aguarda ni busca ponderaciones, pero sí merece ser recordado y reconocido.
Saber quiénes están o han estado a nuestro lado es una ventaja y tenerlos en nuestras oraciones y palabras, un acto de retribución.
Aquellos que no han tenido el segundo preciso para contemplar dichas beldades, agradecer, escuchar, y no han querido o no han podido brindarse, pierden la grandiosa oportunidad de sentirse plenos. De romper con las mascaradas y ver lo que el sol ilumina.
La gratitud tiene en sí un contenido filosófico y poético.
Es ser justo con el esfuerzo y el tiempo del prójimo.
Ser agradecido y Sostener la conducta. Vislumbrar la esperanza, enorgullecer a nuestros antepasados. Estar en paz con el mundo, buscar la felicidad y la verdad. Preservar los buenos valores con los cuales hemos sido criados.
Y este tipo de valores deberíamos inculcar a los más jóvenes, la rectitud de las acciones, la probidad, la gratitud, la solidaridad, el apego a la ética, la dignidad, el amor por los principios. Quizás estas palabras puedan parecer entidades abstractas, intangibles, pero sus efectos son verdaderamente palpables. Cultivan la armonía en la sociedad, en la familia, preparan el terreno para un mundo más habitable, de mejor convivencia. Seamos el aire fresco, es un grato deber llevar a cabo la enseñanza de estas virtudes.
La cualidad dará calidad a la vida de las futuras sociedades.
«Gota a gota se hacen los ríos», dice un refrán. Con cada pequeña acción estamos contribuyendo a esa causa primaria. Y es una forma de ser y sostener. Ser agradecidos con los seres queridos, con Dios, con la vida. Sostener la mirada en las estrellas, la esperanza bien alta, y no perder la fe.
¡Muchas Gracias!
 
Cristian Gentile

Editorial - Noticias Locales - Interés General - Notas Pensadas - Salud - Cultura - Deportes

Gastronomía - La Página de la Mujer - Guía de profesionales - Nuestra Ciudad - Contacto